Proyecto Esperanza

MEMORIA AGRADECIDA, DESEO DISCERNIDO, PROMESA ACTIVA

El contexto en que se desenvuelven los grupos que conforman la Red Juvenil Ignaciana es difícil y sacudido por dinámicas sociales violentas. Regiones enteras de nuestro país están regidas por carteles de narcotráfico, los brotes de violencia se multiplican por todo el territorio, el número de desaparecidos sigue creciendo, el desastre ecológico y el saqueo en muchas zonas protegidas es imparable. Lo que sabemos que causa un sentimiento de desánimo e incertidumbre entre la juventud; sin embargo, tenemos que disponernos a trabajar para abrir horizontes esperanzadores.

Nuestra respuesta ante este panorama tan sombrío no es la retirada, la cobardía o la negación. La invitación es a dejarnos transformar por la palabra del Evangelio y, siguiendo el ejemplo de Jesús, comprometernos día a día en la construcción de un mundo donde seamos sembradoras y sembradores de esperanza.

Por eso hacemos eco en este Itinerario de una de las cuatro preferencias apostólicas que la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús eligió como guía para sus trabajos en los próximos años: Acompañar a las y los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador.

Este Itinerario Juvenil ignaciano 2019-2020 tiene como objetivo acompañar a la juventud a mirar al mundo con los ojos de Jesús, y al mismo tiempo, a mirar hacia adentro, a escuchar la voz de Dios en su corazón que es fuente de esperanza. A lo largo del itinerario vamos a hablar de la esperanza como un don de Dios, una esperanza que no es ciega sino que anticipa el futuro con ojos, mente y corazón abiertos para convertir esa angustia y miedo en sueños que caminan de la mano de Dios.

Proponemos trabajar desde el discernimiento ignaciano para crecer en el amor, libres de miedos, de nuestros intereses personales, de la violencia que destruye y mata. Para ello será imprescindible nuestra disposición, paciencia, escucha y que ejercitemos nuestra empatía.

El equipo de jesuitas, laicas y laicos que trabajamos en Vocaciones y Juventudes Jesuitas México esperamos que como fruto de este itinerario, cada grupo proyecte hacia afuera sus convicciones y aprendizajes en proyectos solidarios concretos. Les deseamos que a lo largo de este caminar puedan irse reconociendo a ustedes mismos como co-creadores/as de este mundo para generar un cambio que construya una sociedad más humana y más justa. Esperamos que cada uno y cada una de ustedes construyan un futuro esperanzador y lleven por bandera los valores que inspiran el evangelio: el amor, la solidaridad, la honestidad, la sobriedad, la gratuidad y la justicia.

#ProyectoEsperanza

Compártenos en tus redes sociales cómo es que tú y tu grupo van viviendo las actividades del itinerario usando el hashtag #ProyectoEsperanza. Tampoco olvides seguirnos en las redes de la Red Juvenil Ignaciana.

¿La experiencia de Proyecto Esperanza te recuerda una canción y quieres compartirla con todos los que vivimos el itinerario? Añádela a la playlist colaborativa #ProyectoEsperanza de Spotify.