En Santiago de Cuba un grupo de jóvenes cubanos ―bajo el mando de Fidel Castro― asaltan el cuartel Moncada contra el dictador Fulgencio Batista, apoyado por el Gobierno de Estados Unidos.