el presidente de la república, Juan María Bordaberry, perpetra un autogolpe de Estado: con el apoyo de las fuerzas armadas disuelve el parlamento y comienza una dictadura de 12 años.