El presidente John F. Kennedy se dirige a su país alertando que la Unión Soviética ha instalado bases de lanzamiento de misiles nucleares en Cuba, apuntando a los Estados Unidos.