en la ciudad de Córdoba (Argentina) comienza una insurrección obrera y estudiantil que inicia la declinación de la dictadura de general Juan Carlos Ongania.