Los obreros realizan una huelga general decretada por la COB (Central Obrera Boliviana) bajo la dirección del minero y exvicepresidente Juan Lechín Oquendo. Luego de una sangrienta represión, el Ejército impone el orden.