donde al terminar su histórico discurso, proclama la consigna de la Revolución Cubana: “Patria o muerte”.