Entonces el peronismo gana en las cinco provincias en que se celebran elecciones a gobernador provincial. Los comandantes de las Fuerzas Armadas Argentinas exigen la intervención federal de esas cinco provincias y amenazan ―actuando como vocero el exdictador Pedro Eugenio Aramburu― con perpetrar un golpe de Estado contra el presidente Arturo Frondizi.