Es el primer encuentro entre líderes de la iglesia católica y la ortodoxa desde el siglo XV