En la Ciudad del Vaticano, el papa Pío XII excomulga a todos los comunistas y sus simpatizantes de «el pasado, el presente y el futuro».