Es sucedido por su esposa, la vicepresidente Isabelita Martínez de Perón. Se convierte en la primera mujer jefe de estado de Sudamérica.