Con una afluencia de 400 000 espectadores se convirtió en un hito para la cultura contemporánea.