Después de dos días de huelga nacional, un movimiento cívico-militar derriba al dictador Marcos Pérez Jiménez y restablece la democracia venezolana.