Los presidentes de México, Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador firman el tratado que se manifiesta contra la fabricación de armas y pruebas nucleares.