Francisco Morales Bermúdez encabeza un golpe de estado contra el gobierno del presidente Juan Velasco Alvarado. Al día siguiente se autoproclama el nuevo presidente del Perú.