El presidente constitucional Manuel Prado Ugarteche es depuesto por un golpe de estado. Se apodera de la presidencia Ricardo Pérez Godoy.