En Costa Rica estalla la Guerra Civil, provocada por las anulación de las elecciones presidenciales en las que había sido electo Otilio Ulate Blanco. El conflicto termina el 19 de abril de ese mismo año.