En las cercanías del Casco de Santo Tomás, en la Ciudad de México, el Gobierno perpetra una masacre contra estudiantes.