El presidente estadounidense John F. Kennedy envía a Cuba a 1400 mercenarios anticastristas armados y entrenados por la CIA. Al cabo de tres días de combates, los cubanos se imponen sobre los invasores.