En Santiago de Chile se produce la batalla de Santiago; el Gobierno reprime una serie de manifestaciones populares y mata a 20 personas.