La operación fue suspendida en el último momento por la intervención del papa Juan Pablo II