En Buenos Aires (Argentina), aviones de la Fuerza Aérea con carteles católicos de «Cristo vence» intentan un golpe de Estado contra el Gobierno de Juan Domingo Perón, dejando 364 muertos y unos mil heridos. En los días siguientes, grupos de seguidores de Perón quemarán iglesias católicas, pero sin dejar víctimas.