En la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, el ejército mexicano —bajo órdenes del Gobierno del estado de Guerrero—, abre fuego contra estudiantes en huelga. Mueren alrededor de 20 personas y resultan heridos un centenar.