La masacre fue ordenada por el coronel Carlos Humberto Romero (quien dos años después será presidente del país).