El ejército y la policía disparó contra un grupo de manifestantes pertenecientes al Bloque Popular Revolucionario los cuales se encontraban en las gradas de la Catedral de San Salvador.