En Milán, Italia, los partisanos linchan a Benito Mussolini ―exdictador de la República Social Italiana (y antes, del Reino de Italia) y líder fascista― y exponen su cadáver.