La dictadura de Onganía invade las universidades de Buenos Aires y apalea a los profesores, acusándolos de comunistas. Comienza un éxodo (en algunos casos, definitivo) de intelectuales argentinos al exterior.