El presidente Gabriel González Videla forma un nuevo Gobierno con representantes de los partidos radical, conservador, falangista y demócrata.