La Junta de Gobierno, que había asumido el poder a la caída del presidente José María Lemus, es derrocada por un golpe de Estado y sustituida por un Directorio Cívico-Militar.