Se trata del primer encuentro oficial en 400 años entre el líder de la iglesia católica y el de la anglicana.